CONTROL DE LEGIONELLA Y DESINFECCIÓN DE ALJIBES

Legionella
La legionella produce legionelosis, que puede presentar dos formas de enfermedad:

Neumonía o “enfermedad del legionario”, de carácter grave e incluso mortal. Tiene un período de incubación de 2 a 10 días.

“Fiebre de Pontiac”, de carácter leve y con síntomas parecidos a una gripe.


Los factores de riesgo individuales para desarrollar la enfermedad son:

• La edad avanzada, en los brotes el 80% de las personas tiene por encima de 60 años.

• El sexo masculino, la razón de masculinidad entre los casos es de 4/1.

• Afecciones respiratorias crónicas.

• Tabaquismo, alcoholismo.

• Inmunosupresión, cáncer, diabetes, corticoterapia.

¿Cómo se contrae la legionelosis?
La legionelosis se contrae a través de las vías respiratorias por la inhalación de aerosoles o la aspiración de agua que contenga la bacteria legionella en cantidades elevadas.

Los aerosoles se forman a partir de pequeñas gotas que pueden generarse al pulverizar el agua o insuflar burbujas de aire a través de ella. Cuanto más pequeñas sean las gotas, más peligrosas son. Las gotas cuyo diámetro es inferior a 5 µ llegan con más facilidad a las vías respiratorias inferiores.

El riesgo de contraer la enfermedad dependerá de la concentración, tipo y virulencia de las bacterias en el aerosol y del tiempo de exposición.

No se ha declarado transmisión de persona a persona y tampoco por ingestión.

Instalaciones Asociadas
Las instalaciones que pueden ser fuente de contaminación son aquellas que, tras ser colonizadas por legionella, favorecen la proliferación de la bacteria y producen aerosoles.

Las siguientes son focos potenciales de legionelosis:


• Sistemas de agua caliente y fría
• Torres de refrigeración y condensadores evaporativos
• Bañeras de hidromasaje y fuentes de aguas termales
• Fuentes y aspersores
• Humidificadores ambientales
• Túneles de lavado de vehículos
• Material terapéutico respiratorio y de otro tipo


Y en general toda instalación que utilice agua y produzca aerosoles

¿Cómo prevenir la legionella?
Para prevenir la legionelosis hay que actuar sobre las 3 etapas que se relacionan a continuación:

La vía de entrada, controlando la calidad del agua de entrada a la instalación. Ha de ser un agua de calidad controlada, con una concentración de cloro residual que garantice su calidad microbiológica.

Evitar su multiplicación en el interior de la misma, impidiendo y controlando las condiciones que favorecen su multiplicación, tales como temperatura y presencia de nutrientes (limpieza y desinfección).

Evitar o disminuir su aerosolización, controlando la generación y el vertido de aerosoles (ubicación de torres de refrigeración, incremento del tamaño de gota de aerosoles…)

Desifección de Aljibes
Para realizar la limpieza y desinfección de los depósitos y aljibes de agua fría sanitaria potable de consumo humano hay que ajustarse, al Real Decreto 140/2003 de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios de la calidad del agua de consumo humano, que tiene por objeto establecer los criterios sanitarios que deben cumplir las aguas de consumo humano y las instalaciones que permiten su suministro desde la captación hasta el grifo del consumidor y el control de éstas, garantizando su salubridad, calidad, limpieza y desinfección, con el fin de proteger la salud de las personas de los efectos adversos derivados de cualquier tipo de contaminación de las aguas almacenadas.
Los responsables del cumplimiento de lo dispuesto en este Real Decreto y de realizar los programas de mantenimiento periódico que garanticen el correcto funcionamiento de sus instalaciones, con el fin de que no representen un riesgo para la salud pública, serán los titulares de las instalaciones.


Tratamiento de limpieza y desinfección de depósitos y aljibes de agua fría sanitaria potable de consumo humano

Depósito de agua de consumo humano sucio

Para proceder a realizar los tratamientos de limpieza y desinfección de los depósitos y alibes de agua fría potable de consumo humano bien sean pequeños o de grandes dimensiones, donde el agua del interior de los depósitos presente suciedad, sedimentos en su interior, agua estancada, mal sabor y olor en el grifo del consumidor, la normativa obliga a la realización de este servicio de limpieza y desinfección de depósitos de agua, como mínimo una vez al año.

La limpieza del depósito de agua al menos con periodicidad anual, que deberá tener una función de desincrustación y desinfección, seguida de un aclarado con agua potable, utilizándose en todo caso productos autorizados y registrados en el Ministerio de Sanidad para uso en agua potable, debiéndose conservar las fichas técnicas de dichos productos. Todo ello lo llevará a cabo una empresa autorizada y registrada en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidad (ROESB) de la Consejería de Sanidad de la Comunidad Autónoma de Madrid, anteriormente denominada Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Plaguicidas. (ROESP). Siguendo el vinculo mostrado más abajo dispondrán de toda la información necesaria al respecto, y la importancia de mantener en perfectas condiciones de salubridad el interior de los depósitos acumuladores de agua fría sanitaria de consumo humano.

Nuestro personal técnico dispone de los cursos especificos sobre riesgos laborales y medidas preventivas en espacios adaptados para la realización de la limpieza y desinfección de depósitos o aljibes de agua fría sanitaria de consumo humano de grandes dimensiones.

1º- Vaciado del depósito.

Eliminación por medios mecánicos, (hidrolimpiadora, bomba de achique y aspiradora de líquidos) de partículas sedimentadas e incrustaciones.

Cuando se considere necesario, limpieza de los depósitos de agua con detergentes homologados por el Ministerio de Sanidad. En el caso de presencia de algas podrán utilizarse productos destinados para este fin.

Limpieza con cepillo duro, agua e hipoclorito sódico u otros desinfectantes, en el caso de utilizar hipoclorito sódico, se aplicará una disolución de 20-30ppm, dejando actuar al menos 30 minutos (tiempo que se aprovechará, para la limpieza con cepillo duro).

2º- Lavado con agua a presión.

3º- Llenado del depósito de agua y puesta en funcionamiento.

Finalizado el proceso de limpieza y desinfección de los depósitos, el agua lista para su distribución, deberá ajustarse a los caracteres de calidad exigidos en la Reglamentación Técnico Sanitaria para el abastecimiento y el control de la calidad de las aguas potables de consumo público.

A los 15 días de la realización del tratamiento de limpieza y desinfección de los depositos, se recomienda realizar una analítica que determine la potabilidad del agua con los parámetros físico- químicos y microbiológicos, todo dependera del problema encontrado y del tipo de instalación donde se realice el servicio.

PARAMETROS FISICO-QUIMICOS:  Olor, Sabor, pH, Conductividad, Turbidez, Color, Amonio, Hierro, Cloro Libre Residual y Cloro Combinado Residual.

PARAMETROS MICROBIOLOGICOS: Coliformes Totales, y Escherichia Coli.

SOLICITA UNA INSPECCIÓN PARA TU HOGAR O NEGOCIO EN EL 951 43 05 33
DIRECCIÓN:
Calle Juan Ramón Jiménez, 5. Local 4
29640.- Fuengirola
TELÉFONOS:
951 43 05 33
674 54 74 54
674 54 74 55
E-MAIL:
info@milplagas.com
HORARIO:
De 8:30 a 14:00h / 15:00 a 20:00h

COBERTURA: Málaga, Fuengirola, Ojén, Benahavis, San Pedro de Alcántara, Istán, El Madroñal, Calahonda y alrededores.